Una de las citas imprescindibles que marcan, año tras año, el inicio del calendario navideño en la Sierra es la apertura al público del Belén monumental de San Lorenzo de El Escorial, uno de los belenes más visitados de la Sierra.

El Belén Monumental, que cumple su 21 aniversario y atrae cada Navidad a miles de visitantes, es posible gracias a la colaboración de dos equipos de voluntarios: de ‘interior’ y ‘exterior’. Los primeros trabajan en una nave, divididos a su vez en dos secciones, por una parte quienes se encargan de confeccionar las estructuras y figuras, junto con las personas que se encargan de diseñar y coser los vestidos de las mismas.

Por su parte, la ‘cuadrilla de exterior’, que debe hacer frente a las bajas temperaturas en esta época del año, se encarga del montaje de las estructuras y decorados, según recoge la Guía de actividades de San Lorenzo de El Escorial.

Un enorme elefante

El Belén incluye decenas de figuras, a tamaño real, fabricadas en corcho, polieuretano e incluso resina y recrea elaboradas estampas navideñas. Así, los visitantes pueden adentrarse en la magia de una antigua aldea, con sus casas, sus habitantes y su animales domésticos, por la que pasea un enorme elefante, junto a los camellos de los Reyes Magos.

Toda la obra abarca alrededor de 5.000 metros cuadrados, distribuidos por las calles más céntricas de la localidad.

El Belén se puede visitar hasta el próximo 7 de enero.

 

 

Seguro que tienes algo interesante que comentar...