Los integrantes de la nueva ‘Aventura en Marruecos’ organizada por la Escuela de Montaña Adaptada de Guadarrama, en colaboración con Montañeros Sin Barreras, han pasado estos días en Marruecos realizando su salida anual al Alto Atlas.

Además de escalada, el viaje ha permitido continuar con el proyecto ‘Tejiendo Montañas’, una iniciativa conjunta con la Asociación IAIA, destinado a la ayuda local para la infancia y la formación de guías locales de montaña.

El objetivo es formar a mujeres marroquíes para la elaboración de artesanía de labores, además de realizar la entrega de prendas de abrigo tejidas desde España para todos los niños y niñas que habitan en los valles de difícil acceso en la zona del Alto Atlas.

También se ha desarrollado otro proyecto conjunto de la Escuela Municipal de Montaña Adaptada de Guadarrama (EMMAG) y Montañeros Sin Barreras quienes, desde hace un año, forman a personas de la zona en la especialidad de ‘Guiado en Montaña de personas con discapacidad’.

La expedición, tras hacer cumbre en El Toubkal / Imagen Fcbk Escuela Montaña

El viaje, que se ha prolongado del 16 al 20 de mayo, ha permitido a sus integrantes conocer, recorrer y ascender a la cadena montañosa más alta del Norte de África, el Alto Atlas.

Sin más requisito que muchas ganas de vivir la experiencia, amor por la montaña, y unos conocimientos básicos con los que se ha formado a todos los participantes de la aventura, la expedición ha disfrutado de la experiencia que supone visitar Imlil, internacionalmente conocido por ser la principal base de ascensiones a las cumbres más altas del Alto Atlas de Marruecos.

Los participantes en esta aventura también han pasado por Aremd, un pequeño pueblo cercano a Imlil de arquitectura tradicional en piedra y Marbout de Sidi Chamharouch, un lugar de tiendas bereberes famoso por su Morabito (Marbout) o lugar sagrado de peregrinación representado por una roca blanca.

El techo del Atlas

Las actividades comenzaron con un trekking de 5 horas, desde Imlil al Refugio CAF, considerado base del Toubkal, para disfrutar de un día completo de buen alojamiento con la típica comida bereber, además de la belleza de unas impresionantes vistas a 3.200 m. de altitud.

Y la posterior ascensión a El Toubkal, 4.167 m, techo del Atlas, sin duda, una auténtica aventura. Tras la ascensión, la última etapa del viaje discurrió en la ciudad de Marrakech, donde han disfrutado de la magia y belleza especial de una ciudad conocida por su mezcla de culturas, folklores y gentes.

La expedición ha sido organizada y coordinada por los guías de Montañeros Sin Barreras pertenecientes a la EMMAG, con su director, Miguel Á. Gavilán, a la cabeza, quien ha coordinado más de 17 expediciones internacionales en los últimos 9 años por el Himalaya, Cáucaso, Andes, Kilimanjaro, Atlas, Alaska, Alpes…

 

Mandadme más ? Planes

 

Seguro que tienes algo interesante que comentar...